lunes, 26 de noviembre de 2007

Juventud en Sociedad (Ensayo)

La vida está llena de cambios que aparecen constantemente y hacen que cada día de la vida tome un rumbo distinto mientras nos logramos estabilizar, pero no es fácil para nadie acostumbrarse a algo que va y viene; así son los cambios y vienen en etapas, talvez una de las más difíciles es aquella que va después de la niñez, llena de problemas, los cuales causan que un joven huya hacia grupos perjudiciales para su desarrollo.

La familia también se ve afectada por el cambio de niño a adolescente, pues los padres no saben como tratar la etapa, ya que para cualquier padre su hijo siempre será el niño o niña de la casa y más si es hijo único. Los padres se equivocan a la hora de criar a los hijos pues a veces no se dan cuenta de lo que pasa por la mente del joven, cuyo comportamiento depende de cómo fue la educación en el seno familiar; todas las familias crían diferente y se ven por ejemplo una familia que mantiene en constantes conflictos entre los padres y agresiones verbales o física, el joven perteneciente a este grupo familiar se tornará agresivo y va buscar este tipo de personas que comprendan su problema y que ellos estén pasando por lo mismo.

“Grupo de crecimiento agitado: Este patrón es el más comúnmente seguido por los adolescentes normales. No manejan tan fácilmente el estrés inesperado como los del grupo anterior. Sus estrategias de afrontamiento son la proyección, el enojo y la depresión. Sus antecedentes ambientales y genéticos no se encuentran tan libres de problemas. Con mayor frecuencia sus familias han sido afectadas por eventos estresantes, tales como separaciones, muertes o enfermedades graves. Las relaciones con sus padres están arcadas por conflictos de opiniones. Son menos introspectivos y menos orientados a la acción que los del primer grupo y típicamente tienden a suprimir o reprimir sus emociones”[1].

Pues es el grupo el refugio de estos adolescentes para poder dejar a un lado su realidad y convertirse en otra persona, buscar su identidad. Pero su comportamiento tiende a ser agresivo y fuerte pero por dentro lo único que busca es ayuda. Por otra parte si la familia tiene preferencia por su hermano, el joven se va sentir alejado y discriminado, va querer llamar siempre la atención de sus padres, es el típico comportamiento de rebeldía donde se cree el “chico malo” y su grupo de preferencia va ser los más “malos”, porque saben que es así como sus padres le ponen la atención que el desea, así sea para reprenderlo. Otro tipo de familia se presenta cuando toda la vida lo han sobreprotegido y cuando llega a la edad de la libertad, el joven no sabe que hacer con ese privilegio y se pierde. El grupo siempre va estar para apoyarlo porque sus amigos son iguales y son los más manipulables, adopta aptitudes que lo hagan sentir grande. En pocas palabras, el comportamiento de los hijos depende en parte de su trato con sus padres, cabe decir que los errores de los padres los pagan los hijos y después se ven las consecuencias.

Pero como en parte, su familia tiene culpa de que busque grupos, otra veces es por parte de los jóvenes que no se dan cuenta que los padres tratan de inculcarles valores que consideran importantes para ellos, pero son distorsionados por los retoños y estos piensan que no valen la pena, que son tontos y lo denominan cantaleta o discursos baratos. De aquí también se desprende ese comportamiento “rebelde”, culpando a los padres de todo, sin mirar sus propios errores.

Un factor importante son los “parches” o grupos de amigos, según resultados de las encuestas[2], la mayoría de personas siempre hacen planes con sus amigos para salir a tomar o a cualquier actividad, se entiende entonces, que los amigos de gran importancia para la vida socia de cualquier personal. En ocasiones el deseo del joven no es muy fuerte a comparación de la presión psicológica que ejercen los amigos sobre él, incitándolo a salir, terminando por convencerlo, pues este frente a su multitud de amigos acepta por miedo al rechazo. El individuo toma como ejemplo el personaje que le inspire respeto, que haya echo cosas que el jamás se atrevió a hacer, que sea su utópico, este tipo de persona en un “parche” es el líder y es el ejemplo a seguir de los miembros del grupo.” “Varios autores parecen coincidir desde el campo de la psicología, la sociología e incluso el psicoanálisis en que la construcción de una identidad social que lleva a un joven a buscar a un grupo coincide con un momento normal en la búsqueda de la identidad personal. Esto se confirma en el hecho de que los grupos tienen carácter transitorio”[3]. Aunque los parches influyen en gran parte en las decisiones del joven, esto no quiere decir que el no puede elegir lo que quiere para su vida, pues el puede preferir seguirlos o por el contrario alejarse. De todos modos, somos libres de decidir sobre nosotros mismos. Estos grupos son parte de esta etapa, después de ello, el joven decide si seguir fomentando esa amistad o abandonarla pues ha encontrado lo que busca.

También el la adolescencia encontramos un factor crucial para optar por un grupo, la crisis de identidad, un periodo en donde se crean cuestiones sobre la vida, o, como llaman otros, “angustia existencial”. Es aquí donde salen a relucir algunas preguntas como: ¿Por qué vine aquí?, ¿Por qué tengo esta familia?, ¿Será que esto es lo que yo quiero?, ¿Quién soy?, quizá esta ultima es la más relevante, porque no tiene de donde partir y nadie más que él puede responderse, encontrándose entre la espada y la pared. Pero tiene claro que no va a recurrir a sus padres, pues no cree que ellos deban hace parte de su desarrollo, quedándole la opción de salir a la calle donde están los que el considera que le pueden ayudar, “La identidad es un constructo elaborado en relación a los límites o fronteras entre los grupos que entran en contacto. No deja de ser, en este sentido, una manifestación relacional, de interacciones”[4]. Los grupos son necesarios para hallar esa identidad, responder esas preguntas, pero a veces no se da cuenta que ellos están igual o peor de confundidos que él, y lo orientan mal. De esta manera el joven busca esa identidad en sus amigos, pero de lo que no se da cuenta es que se está pareciendo a ellos, que hay más del grupo en su vida que cosas de si mismo.

La sociedad es fundamental para el desarrollo del joven pero el problema es que el no es objetivo a la hora de escoger el grupo al que va a pertenecer, el que en verdad podría otorgarle alguna ayuda, sino que escoge lo que el considera importante, como cualquier cosa superficial, la música que escuchan, los programas de la televisión, todo esto dificulta el desarrollo del joven. Además, la sociedad es importante para todo individuo, no es posible vivir fuera de una sociedad, sin correr el riesgo de convertirse en un prisionero de si mismo. Pero para pertenecer a una no hay que llegar al extremo de estar en cualquier parte, en cualquier grupo.


[1] La familia y el adolescente. MENDIZÁBAL Rodríguez, José Arturo. ANZURES López, Beatriz. 1999. Consultado el 23 de noviembre de 2007 en http://www.medigraphic.com/espanol/e-htms/e-h-gral/e-hg1999/e-hg99-3/em-hg993g.htm.
[2] En: http://busquedadelaidentida.blogspot.com/, en el link Opina!!
[3] Transformaciones de la identidad juvenil: “las tribus urbanas”. CASTILLO, Claudia. 2001. Consultado el lunes 22 de octubre de 2007 en http://busquedadelaidentidad.blogspot.com/.
[4] Educación, multiculturismo e identidad. MOLINA Luque, Fidel. Consultado el martes 23 de octubre de 2007 en http://www.oei.es/valores2/molina.htm.

miércoles, 24 de octubre de 2007

LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA IDENTIDAD (Reseña)

Texto en :
http://www.oei.es/valores2/molina.htm

Fidel Molina Luque, catedrático de Sociología de la Facultad de Educación, Universidad de Lleida (España). Graduado en Mediación y Resolución de Conflictos. Formador de Formadores en Educación Intercultural. Ha publicado diversos libros, artículos sobre temas de Sociología de la Educación, Gestión y Formación de Recursos Humanos. En la actualidad es vicepresidente de la Asociación de Sociología de la Educación de España y miembro del Comité de Expertos en Formación de Recursos Humanos de la Generalitat de Cataluña. Asimismo, es miembro de la comisión de Estudios de Postgrado en el Espacio Europeo de Educación Superior de la Universidad de Lleida. La intención de Luque con su texto “La construcción de la Identidad”, es mostrar de una manera real cual es el proceso de la formación de la identidad, que no es algo tan elemental pero si es innato en el individuo, además se apoya de la teorías de diferentes psicoanalistas.

La identidad es un proceso que poco a poco se va forjando individualmente, pero con ayuda de la sociedad. Ésta se divide en dos: las tradicionalistas, donde es más fácil crear una identidad; las sociedades complejas, como su nombre lo indican, son más difíciles a la hora de formar la identidad, debido a la diversidad que impide tener algo definido. En toda tribu hay un factor dominante que influye en el otro, pero, ya depende del individuo si la interioriza o la desecha. La identidad es necesaria para la vida social de cualquier ser humano, nunca es unilateral, siempre necesita de interacción para poder formarse, esta es simultánea según como se valla desarrollando lo social, posee dos aspectos universales y particulares, las personas particulares son autónomas, pueden ser objetivas y subjetivas. La identidad se va creando através de símbolos, aunque a veces hay que generalizarlos porque para la industria sería muy costoso tener algo especifico para cada persona de acuerdo con su personalidad, por esta razón, y otras más, se dice en el texto que la identidad es una ilusión, pues nunca vamos a ser únicos. Las tribus sirven de identidad para sus miembros y estas trascienden porque cada tribu tiene algo que los hace particulares, pero la globalización es una amenaza para ellas, pues cada vez es mas difícil mantenerse en una posición sin verse influenciado por los demás. Los problemas cotidianos a los que se enfrenta un individuo como el colegio, la universidad, la familia, etc., impiden su libertad, llevándolo a una crisis, ayudan a formar dicha identidad.

Luque con este texto, muestra que la identidad no es algo fácil de crear, sino, por el contrario, es un proceso por el cual pasas toda tu vida y el entorno se vuelve un factor crucial a la hora de formar identidad, aunque a veces se ve afectado por la globalización a la cual nos enfrentamos todos los días siendo más difícil mantenerse firmes en nuestros ideales.


Biografía Biblioteca de la Universidad de Magallanes en España.

martes, 23 de octubre de 2007

TRIBUS URBANAS (Reseña)

Texto en:
http://www.puertasabiertas.com.ar/descargas/tribusurbanas.pdf

Claudia Castillo, es una psicoanalista nacida en Buenos Aires, Argentina; es fundadora y actual presidente de la Fundación Puertas Abiertas, además de ser docente de Historia de la Psicología Cátedra II, en la Universidad de Buenos Aires. Trabajó como secretaria adjunta al consejo del Centro de Descartes; responsable del modulo de investigación referente a la infancia; colaboró con la UNICEF en una investigación sobre “La Infancia y sus Problemas”; tuvo un acercamiento con revistas y diarios, gracias a una amiga, y desde aquí publica las diferentes investigaciones sobre los jóvenes. Seguidora de Freud y el Lacan. En “tribus Urbanas”, texto escrito para un boletín de la Fundación Puertas Abiertas, Claudia Castillo expone a estos grupos como un tema de estudio del psicoanálisis, definiéndolas, separándolas y dando a conocer aspectos claves que toman los psicoanalistas a la hora de enfrentar el tema, además de recalcar que el estudio de las tribus no es reciente.


La denominación de tribu urbana es controvertida, es una manifestación de los jóvenes, un fenómeno descrito como pandillas, bandas, y demás. Son un cobijo emotivo para muchos adolescentes. Las tribus urbanas se pueden definir de ocho maneras distintas, entre las cuales están, el que estas son un conjunto de reglas en las que el joven decide confiar; mediante esta tribalización se reafirma la contraria operación de una identidad que quiere escapar de una uniformidad, y donde más se destacan las características de las tribus es en la música y ciertos deportes. Las subculturas poseen varios puntos de énfasis, de análisis, como: la clase social, pues los jóvenes en estos grupos no se sienten sin ninguna grupo social a la que pertenecer; los medios, pues son estos los que les llevan a las sub-culturas, las imágenes, los símbolos de los cuales apropiarse; la búsqueda de una identidad, que es la más importante, donde el joven trata de escapar de las reglas de sus padres, de su sociedad, y encuentran en los grupos la satisfacción necesaria pero no suficiente para salir del agobio que estas reglas les producen; el estilo, pues cada grupo es único, y se define por características como los comportamientos y formas de vestir, etc.; la violencia, una categoría para algunos, no para todos, pues no todas las tribus optan por agredir a otras y ser extremistas con ciertos ideales. Las tribus, han sido de mucho estudio para el psicoanálisis, desde los años 70, donde se analizaban comportamientos muy similares a los de ahora, aunque han cambiando en gran mayoría, citando a Erikson, que define el comportamiento del adolescente en dos partes, el comportamiento normal adolescente y el anormal adolescente, también citando a Freud, quien dice que la identidad consiste en ser y tener. Escapan los jóvenes en estas sub-culturas, se acobijan y despejan esa búsqueda de la identidad, a veces siendo extremistas, llegando a violentarse, y a veces simplemente optando una apariencia cómoda para ellos.


Las tribus urbanas, son los grupos que buscan la mayoría de los jóvenes, para encontrar un cobijo a sus necesidades emocionales. Enfrentándose a decisiones claves para su desarrollo intelectual hacía la adultez. Gracias a grandes psicoanalistas, se logra definir a los jóvenes y llevándolos a su contexto especifico; describiendo de una u otra manera él porque pertenecer a grupos es tan importante en la búsqueda de una identidad indefinida.

viernes, 19 de octubre de 2007

TEMA

Para lograr la transición de la dependencia de los padres a la auto dependencia, el adolescente debe desarrollar un sentido estable de sí mismo, a este proceso se le denomina la formación de la identidad, (Según el psicoanalista Erik Erikson, 1994). La adolescencia es aquella edad, aquel espacio para pasar de una niñez a la adultez. En este gran lapso de tiempo el adolescente comienza una búsqueda por saber y definirse dentro de un contexto social. En la etapa sobresale la marginación, que se refiere a los individuos que no tiene un real sentido de pertenencia, que no se identifican con un grupo de referencia, (Según el psicoanalista Kurt Lewin, 1890). Dicha marginación hace que el joven no se involucre facilmente en cualquier grupo, sino que por el contrario, él busca ciertas caracterizticas que lo identifiquen, así comienza la busqueda de una identidad, que empieza con aceptación física y un sistema coherente de valores inculcado por sus padres; pues este paso de la niñez a la adultez deja al adolescente sin pertenencia alguna, por que es una etapa de confusión en la cual surgen en el joven más preguntas que respuestas, logrando una incertidumbre sobre si mismo.


La necesidad de encontrar algo con que identificarse, con que sentirse pleno, lleva a todo adolescente a pertenecer a grupos de carácter transitorio, por que es una etapa de poca claridad y objetividad a la hora de tomar decisiones, el joven tiende a cambiar constantemente de grupo buscando aquella idetidad que no es capaz de formar por si solo debido a su inmadurez. El grupo le brinda al joven un apoyo emocional y social, la cual no encuentran en sus padres por que los consideran anticuados, (Según el psicaoanalista P.R. Newman). Dentro del grupo cada joven asume un rol, buscando la aprobación de sus compañeros; esta participación es la respuesta frente a la inferioridad emocional por la que pasan en esta etapa de sus vidas. Son los “parches”, como se denominan entre los jóvenes, la solución para escapar de los valores que tratan de imponerles sus padres, valores que desprecia, y hasta los siente como una trampa de la que necesita escapar. Esto conlleva al adolescente a preferir identificarse con figuras negativas que enfrentarse al hecho de no ser nada. Pero, para pertenecer a ciertos grupos se deben manifestar ciertos gustos en común, que es lo que llaman la atencion del individuo por experimentar cosas nuevas, entre las más comunes de los menores de edad entre los doce y quince años son: el consumo de alcohol, drogas, fumar, y formas de vestir, un comportamiento propio del grupo. En los grupos es donde se define una parte de la personalidad del adolescente, esto no significa que lo haga madurar, simplemente el hecho de sentirse grande, motiva al joven a tomar la decisión de pertenecer al grupo.

OBJETIVO GENERAL:
  1. Comprobar las teorías existentes sobre la identidad en adolescentes. Previamente investigadas por los psicoanalistas Erikson, Newman y Lewin.
OBJETIVOS ESPECIFICOS:
  1. Valorar que las causas dichas por sicoanalistas (Erikson, Lewin, Newman) sí apliquen a los grupos de los jóvenes actuales.
  2. Analisar las consecuencias que genera el grupo en el adolescente.

METODOLOGIA:

Para llevar a cabo el desarrollo de los objetivos se utilizaran métodos de observación, observación no dirigida, dirigida y entrevistas, en contextos específico.

Se ha de comenzar con una observación no dirigida, esta observación no es sistemática sino involuntaria. Consiste en: estar prestos a escoger los hechos significativos que pueden aparecer en el campo de la observación. Esta actitud podría traducirse por la capacidad de estar atento a todo lo que pasa a su alrededor, permitiendo así la acumulación de cantidad de información que la persona no ha seleccionado ni sistematizado, pero que posteriormente podría servirle para determinar una cierta orientación o investigación, o la puesta en evidencia de algo inesperado e imprevisible. Se aplicara la observación no dirigida para resaltar los hechos más sobresalientes del grupo. Luego viene la observación dirigida, esta observación es sistemática y orientada hacia un objeto preciso. Esta supone haber hecho anteriormente una elección. Esta elección determina a la vez lo que debe o no seleccionar (o renunciar) en este tipo de observación. Se ha de aplicar esta observación dirigida con el fin de destacar las características especificas como: las actitudes propias de este, identificar si existe un modelo a seguir. Por último se realizaran entrevistas con el fin de saber si se comporta de igual forma que este o por el contrario adopta otra posición.

RESULTADOS ESPERADOS:

Son las teorías, estos cuestionamientos, los que se esperan responder y comprobar a lo largo de la investigación; apoyandose en cifras exactas y estadisticas para brindar un información segura y eficiente permitiendo a la gente conocer de que están hechos los jovenes. Con el proyecto se espera que las teorías aportadas por psicoanalístas, sean veridicas en la juventud actual. Teorías que barcan ¿Sí el joven pertenece a un grupo, este deja que su pensamiento individual se convierta en colectivo?, ¿La influencia del grupo cámbia comportamientos en el individuo?, ¿Los grupos le brindan al joven la estabilidad emocional que necesita?, ¿La falta de identidad, incita al joven a pertencer a un grupo sin ser objetivo a la hora de escoger a cual?, ¿La influencia de un "parche" negativo, ó, por el contrario, un grupo positivo, son los que ayudan en la formación del joven, lo ayudan madurar, para adoptar un rol de adulto, generar intereses particulares? De esta manera se dará por terminado el proyecto con los jovenes entre los 12 y 15 años de edad.

viernes, 5 de octubre de 2007